Saltar al contenido
Diferencias.eu

Diferencias entre cicatriz hipertrófica y queloide

La cicatriz hipertrófica y queloide son patologías o desórdenes de la dermis que se presenta en los seres humanos después de una cirugía, quemadura, inflamación o cualquier tipo de trauma en la piel. Ambas cicatrices son especies de lesiones fibrosas y proliferativas que se forman en los bordes de una herida.

Muchas personas son propensas a desarrollar este tipo de cicatrices mientras que otras no las desarrollan. En este sentido, ambas son formas desagradables a la vista que generan un abultamiento de la herida y que se pueden reducir con ciertos tratamientos pero en general no desaparecen por completo. Por lo tanto, es de nuestro interés presentar las diferencias entre cicatriz hipertrófica y queloide, partiendo de sus definiciones para consideración de los lectores.

Cicatriz Hipertrófica

La cicatriz hipertrófica es una lesión fibrosa, eritematosa y abultada que se forma dentro de los bordes iniciales de una herida, habitualmente en un área de tensión de la piel. Adicionalmente, este tipo de cicatriz suele ser pruriginosa, es decir, causar picor a la persona y suele tener un patrón de regresión o reducción espontánea, además, tiene poca tendencia a la reaparición posterior a la extirpación quirúrgica.

Este tipo de cicatriz es elevada, de color rojo y rugosa, permaneciendo dentro de los bordes de la herida inicial, sin sobrepasarlos. Su tamaño se relaciona con el tamaño de la herida y se presenta precozmente después de la lesión, pudiendo empeorar en los siguientes 6 meses.  Su fase de maduración puede durar hasta 2 años y en la mayoría de los casos podría mejorar sin ningún tratamiento mientras que en algunos casos, es necesario realizar cirugía correctiva para eliminar dicho abultamiento.

Cabe destacar que, algunas personas pueden tener predisposición genética a desarrollar la cicatriz hipertrófica, además algunos factores predisponentes pueden ser la edad joven y el tipo sanguíneo A. Finalmente, entre las zonas más frecuentes de aparición de estas lesiones son las superficies de mayor flexión como las articulaciones y el abdomen.

Cicatriz Queloide

La cicatriz queloidea es una lesión con aspecto tumoral, de color rojo rosado o púrpura y a veces hiperpigmentada que aparece después de una cirugía. Los contornos de esta cicatriz suelen están bien demarcados, pero son irregulares, sobrepasando los márgenes iniciales de la herida y extendiéndose a las zonas cercanas a la herida.

El queloide puede presentar áreas focales de ulceración y puede presentar prurito y dolor. Así, una vez presentada la cicatriz queloidea es muy probable que se deba extirpar con una cirugía, ya que, no tiende a desaparecer de forma espontánea. Los pacientes que desarrollan este tipo de lesiones deben estar en constante seguimiento médico, ya que, es muy frecuente su reaparición post-extirpación quirúrgica.

Por otro lado, las cicatrices queloideas no se relacionan directamente con la tensión cutánea sino con el tipo de tejido donde ocurrió la herida, por ello, las zonas más frecuentes donde suelen aparecer estas lesiones son las zonas de tejido fibroso como orejas, hombros, región pre-esternal, dorso y tórax.

De acuerdo a lo señalado, las diferencias entre estas dos cicatrices son:

Cicatriz Hipertrófica Cicatriz Queloide
Son más frecuentes en superficie de flexión y tensión como articulaciones y abdomen. Son más frecuentes en superficie de tejido fibroso como tórax, hombros y dorso.
Aparece precozmente después de la cirugía. Puede aparecer meses después de la cirugía.
El tamaño se relaciona con la herida, ya que, sus límites están dentro de ella. El tamaño no se relaciona con la herida, ya que, sus límites suelen sobrepasarla
No reaparece posterior a la cirugía de eliminación. Puede aparecer posterior a la cirugía de eliminación.

 

¿Qué te ha parecido el artículo?