Saltar al contenido
Diferencias.eu

Diferencia entre liberalismo y keynesianismo

Tanto el liberalismo como el keynesianismo son doctrinas político-económicas basadas en el estímulo de la economía como punto de partida para el progreso económico y político de un estado.

No obstante, existen diferencias estructurales de suma importancia entre estas dos filosofías políticas las cuales vamos a mostrar a continuación, luego de definir ambas doctrinas de forma breve.

Liberalismo

El liberalismo es una doctrina política económica basada en la defensa de las libertades individuales, rechazando categóricamente la intervención del estado en asuntos civiles. Asimismo, es totalmente opuesto al despotismo (gobierno de una o varias personas con poder absoluto). Por otro lado, el liberalismo procura el mantenimiento de un estado de derecho, el progreso de la sociedad con igualdad ante la ley, el derecho a la propiedad privada, la libertad religiosa y la libre expresión de los ciudadanos.

El liberalismo considera al estado como un gestor que orienta la actividad económica pero interviniendo lo menos posible en esta materia. Al limitar la participación del estado en materia económica se garantiza la creación de un mercado de competencia en igualdad de condiciones, sin imposiciones de un sector y eliminando las regulaciones, subsidios y la reducción de impuestos.

El liberalismo en el ámbito político propone entregar el poder absoluto a los ciudadanos, quienes podrán elegir a sus representantes de manera soberana y totalmente libre. La democracia representativa y los principios republicanos se basan en las doctrinas liberales, en las que la libertad del individuo es el valor supremo, existe derecho natural a la propiedad privada y el libre mercado es la base del crecimiento económico y progreso social, en estos aspectos, el estado es garante de estos derechos.

Keynesianismo

El keynesianismo es una doctrina política económica propuesta por John Maynard Keynes (economista británico) que surge como respuesta a la gran depresión económica de 1929. Para esta filosofía, lo más importante es el estímulo de la economía para el impulso del mercado ante la crisis. Se trata de un proceso denominado demanda agregada en la que el estado debe intervenir para dinamizar la economía en tiempos de crisis. Esto pretende lograrse a través de la realización de obras públicas, lo que posibilita un efecto dominó, incrementando el poder adquisitivo de los ciudadanos, lo que además trae como consecuencia la dinamización de la economía.

El keynesianismo propone que en momentos de ciclo bajo o depresión económica el Estado anime la economía estimulando la capacidad de compra para lograr el crecimiento económico y por lo tanto, la creación de empleo, aunque esto traiga como consecuencia aumento de la inflación. Seguidamente, cuando el ciclo económico repunte, se reduce la inflación enfriando la economía, a través de la reducción del crecimiento, el retiro de dinero en circulación y aumentando el desempleo. Esto significa que es posible influir en la economía a través de los impuestos, el gasto público y la política monetaria.

Una vez presentadas las definiciones anteriores, se señalan las siguientes diferencias entre liberalismo y keynesianismo:

  • El liberalismo propone que el estado no intervenga en la economía mientras que el keynesianismo propone que el estado debe influir en la economía para impulsarla.
  • El liberalismo defiende el libre mercado sin exclusión ni intervención estatal mientras que el keynesianismo defiende el equilibrio al dejar al mercado actuar pero con la actuación regidora de estado al velar por intereses colectivos de la sociedad.

¿Qué te ha parecido el artículo?