Saltar al contenido
Diferencias.eu

Diferencias entre Tac y Resonancia

La Tomografía Axial Computada (TAC) y la Resonancia Magnética son dos estudios clínicos que tienen por objetivo examinar y detectar enfermedades con métodos no invasivos. Para ambas revisiones, el paciente debe tumbarse en una camilla e introducirse en un túnel cilíndrico relativamente estrecho. Los estudios en sí, se realizan mediante rayos X o un campo magnético, en los cuales se toman imágenes del interior del organismo del paciente.

En este orden de ideas, en este artículo presentaremos las diferencias que existen entre la Tomografía Axial Computada (TAC) y la Resonancia Magnética, al tiempo que señalaremos las características e indicaciones de cada estudio.

Tomografía Axial Computada (TAC)

La Tomografía Axial Computada es un estudio que utiliza rayos X para obtener imágenes de cortes o secciones de objetos anatómicos con fines de realizar diagnosis. La tomografía axial computada es también conocida como escáner o TC (tomografía computada), ésta puede producir imágenes radiográficas del interior del organismo en forma de cortes trasversales o dependiendo del equipo con que se realice, en forma de imágenes tridimensionales.

Por otro lado, la TAC es una exploración muy útil para el estudio de diferentes patologías o lesiones de la zona craneana y de la extensión de patologías como el cáncer a dicha zona. Así, la TAC es una prueba rápida de realizar y ofrece una nitidez de imágenes que actualmente no se han superado con otros estudios. Lo mas conveniente de realizar una Tac son la exactitud y nitidez de las imágenes que produce y que siendo un estudio no invasivo, no provoca dolor.

A pesar de esto, la TAC tiene algunas desventajas asociadas al uso de rayos X y en algunas ocasiones, se requiere el uso de contraste intravenoso para la observación de la irrigación sanguínea. Esta se realiza introduciendo al paciente en una especie de túnel que tiene la función de escanear mediante los rayos X al organismo. Por ello, el paciente debe estar tumbado y sin movilidad en una camilla angosta que es introducida en el aparato.

Resonancia Magnética

La Resonancia Magnética es otro estudio no invasivo que permite obtener imágenes internas del cuerpo humano, a partir de la magnetización de los núcleos de hidrógeno que forman parte del agua que está en el organismo y de su alineamiento mediante campos magnéticos. De esta manera, el equipo de resonancia magnética es un escáner que permite detectar dichas señales y convertirlas luego en imágenes del interior del organismo.

Vale la pena resaltar que, para la realización de este estudio el paciente ingresa en un imán con forma de túnel donde mediante ondas de radio, se actúa sobre los átomos a través de la manipulación de su posición magnética. Luego, estas ondas son registradas por un escáner y analizado por una computadora para la generación de las imágenes.

Este estudio es de gran utilidad para el diagnóstico de patologías y lesiones específicas en los tejidos blandos como cartílagos, tendones o incluso ligamentos. Adicionalmente, es recomendable al realizar el estudio que, el paciente se encuentre sin ningún tipo de movilidad, debido a que, presentarse inconvenientes en pacientes con mal de Parkinson o trastornos psiquiátricos como la claustrofobia, en cuyos casos, la resonancia magnética suele hacerse bajo sedación del paciente.

En atención a lo señalado previamente en las definiciones, las diferencias entre la Tomografía Axial Computada (TAC) y la Resonancia Magnética se pueden resumir en:

  • La Tomografía Axial Computada (TAC) realiza el estudio mediante la utilización de rayos X mientras que la Resonancia Magnética realiza el estudio mediante la utilización de ondas magnéticas
  • La Tomografía Axial Computada (TAC) tiene mayor uso en la zona craneal y la zona abdominal, ya que, emite imágenes nítidas de los huesos y los tejidos blandos mientras que la Resonancia Magnética tiene mayor uso en la observación de tejidos blandos como cartílagos, tendones o ligamentos.

¿Qué te ha parecido el artículo?