Saltar al contenido
Diferencias.eu

Diferencia entre una infección y enfermedad no infecciosa

Las enfermedades pueden ser definidas como las alteraciones, en menor o mayor grado, del adecuado funcionamiento del organismo o de alguna de sus partes. Esto puede ser causado por diferentes patógenos tanto internos como externos. De igual manera, es un proceso que atraviesan los seres vivos cuando su condición de salud normal es afectada por diferentes razones o factores bien sea intrínsecos o extrínsecos.

Las enfermedades pueden clasificarse según el grado en el que se presenten, según las posibilidades de supervivencia o según su origen, encontrándose en este último grupo a las enfermedades infecciosas y no infecciosas.

En este artículo se presentan las diferencias que existen entre estos dos tipos de enfermedades a fin de proporcionarles a nuestros lectores mayor información sobre las mismas y los agentes causantes, entre otros detalles.

Infección

Una infección o enfermedad infecciosa es una afección causada por diferentes patógenos microbianos que pueden ser virus, bacterias, hongos, parásitos o gérmenes. Estas enfermedades requieren tratamiento con agentes controladores biológicos de los agentes patógenos específicos, ya que, de lo contrario ese agente patógeno se sigue reproduciendo afectando al organismo en mayor medida y en muchos casos puede causar la muerte.

Las enfermedades infecciosas se caracterizan por ser de alta capacidad de contagio, debido a la alta capacidad de propagación del agente causante, la capacidad de esos agentes para instalarse y multiplicarse en el organismo huésped y la patogenicidad, es decir, la capacidad para producir enfermedades.

Las principales vías de infección son la oral-fecal cuando la persona ingiere alimentos o bebidas contaminadas con heces fecales, la respiratoria cuando la persona inhala bacterias esparcidas en el aire por otro ser vivo contaminado o por el contacto directo con otra persona infectada. Las enfermedades infecciosas, generalmente, pasan por tres fases: el período de incubación (tiempo de implantación y desarrollo de la bacteria, hongo o germen), período prodrómico (cuando empiezan a manifestarse los primeros síntomas) y período clínico (cuando se manifiestan síntomas y signos de la enfermedad y se diagnostican mediante diversos estudios).

Enfermedades no infecciosas

Las enfermedades no infecciosas son aquellas que no son producidas por patógenos microbianos. Entre ellas se distinguen cuatro tipos principales: carenciales, degenerativas, congénitas y mentales. Las enfermedades carenciales son aquellas producidas por la carencia o falta de sustancias necesarias para el buen funcionamiento del organismo como, por ejemplo, el raquitismo que es producida por la falta de vitamina D, calcio y fósforo en la sangre.

Para mencionar y definir algunas, las enfermedades degenerativas se producen por el deterioro progresivo de un órgano en particular o de todo el organismo como el -mal de Parkinson-, las enfermedades congénitas son aquellas que se producen desde el nacimiento de la persona como la hemofilia y las enfermedades mentales son aquellas que alteran el funcionamiento del cerebro y en consecuencia afectan el estado de ánimo y las capacidades intelectuales de las personas como la esquizofrenia.

Las causas para la aparición de estas enfermedades son diversas y suelen estar asociadas con el ambiente en que se vive, el entorno social o la genética de ambos padres.

Habiendo señalado las definiciones de los términos que nos conciernen, se presenta el siguiente cuadro donde se señalan las diferencias más resaltantes entre infección y enfermedades no infecciosas:

Enfermedades Infecciosas Enfermedades No Infecciosas
Son producidas por microorganismos como hongos, virus, bacterias, gérmenes, parásitos. No son producidas por microbios sino por causas internas y externas como el ambiente, padres, entorno, entre otros.
Son muy contagiosas. No son contagiosas.
Se tratan por medio de agentes controladores del agente patógeno. Se tratan con diferentes medicamentos o con tratamientos psicológicos.

¿Qué te ha parecido el artículo?