Saltar al contenido
Diferencias.eu

Diferencias entre Actitud y Aptitud

Es un hecho que, muchas personas suelen confundir las palabras actitud y aptitud debido a su gran parecido. No obstante, a pesar de que solo difieren en una letra y su pronunciación es bastante similar, sus definiciones son completamente diferentes. Por tanto, cada una de ellas hace referencia a conceptos bien definidos y diferenciados en función de sus aplicaciones.

Dicho esto, es de nuestro interés mostrar en este artículo, las diferencias que existen entre actitud y aptitud, de modo que los lectores conozcan en detalle de qué se trata cada una de ellas.

Actitud

La palabra actitud proviene del latín –actitudo-, que hace referencia a la actuación de la persona. En este sentido, se puede definir actitud como el comportamiento que emplea un individuo para desarrollar sus actividades. La actitud está íntimamente ligada a la personalidad del individuo y a la motivación que la persona tenga para hacer las cosas. Esto es porque la personalidad influye en la manera de actuar de cada quien y la motivación impulsará a la persona a actuar de forma negativa o positiva para el logro de un objetivo determinado.

Asimismo, la actitud se puede entender como una disposición mental y neurológica, que se organiza a partir de las experiencias previas, las cuales influyen sobre las reacciones del individuo respecto de todas las situaciones que les corresponde vivir. Las actitudes tienen tres componentes principales:

  • Un componente cognitivo formado por las percepciones, conocimientos, información y creencias hacia un objeto.
  • Un componente afectivo que se traduce como el sentimiento a favor o en contra de un objeto social.
  • Un componente conductual que es la tendencia a reaccionar hacia los objetos de una determinada manera.

Aptitud

Básicamente, la palabra aptitud tiene sus orígenes en el latín –aptitudo- que se refiere a facultad y destreza. En este sentido, se puede definir aptitud como la capacidad innata que posee el individuo para realizar determinadas tareas o actividades. Así, las aptitudes suelen manifestarse desde la niñez cuando la persona demuestra ciertas habilidades en diferentes áreas del conocimiento y que lo hacen distinguirse de los demás. Dichas áreas del conocimiento pueden ser en el ámbito psicomotor, intelectual, social o afectivo.

Por otra parte, la persona que pose aptitudes está capacitada para realizar con éxito ciertas actividades y pueden llegar a mejorarlas a través de la práctica y el entrenamiento. Además, quien posee aptitudes posee una serie de herramientas naturales que se manifiestan en las condiciones para aprender y desarrollar dichas cualidades.

Para finalizar, las aptitudes se desarrollan gracias a las condiciones ambientales, culturales y educativas que se le presentan a la persona, por ejemplo, quien posee aptitudes para la danza y se inscribe en una academia puede desarrollarlas hasta convertirse en un bailarín exitoso.

De acuerdo a lo señalado anteriormente, las diferencias entre actitud y aptitud son las siguientes:

  • La actitud es el comportamiento de las personas ante determinados hechos, circunstancias o situaciones mientras que la aptitud es la habilidad innata que posee la persona para desarrollar ciertas actividades y tareas.
  • La actitud se manifiesta en la conducta mientras que la aptitud se manifiesta en el éxito en la realización de las tareas.

¿Qué te ha parecido el artículo?