Diferencias entre Alzheimer y Demencia Senil

0
85

Principalmente, el mal de Alzheimer y la demencia senil son dos patologías que suelen asociarse con la edad, ya que, suelen aparecer en personas de avanzada edad. Estas patologías suelen presentar signos y síntomas similares, por lo que, en muchas ocasiones suelen ser confundidas. No obstante, se trata de enfermedades totalmente diferentes que pueden aparecer en personas no solo de edad avanzadas sino en otras más jóvenes.

En este aspecto, en este artículo señalaremos los detalles característicos del mal de Alzheimer y la demencia senil, a fin de presentar las diferencias que existen entre ellas.

Mal de Alzheimer

Fundamentalmente, el mal de Alzheimer o enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurológica irreversible y degenerativa que aparece porque las neuronas del paciente se mueren de manera progresiva, por lo que, distintas zonas del cerebro se ven atrofiadas por esta acción. Esta puede aparecer en edades tempranas pero en la mayoría de los casos se presenta en personas mayores a los 65 años de edad.

Cuando una persona padece mal de Alzheimer su esperanza de vida es de 10 años aproximadamente, ya que, la degeneración neurológica se asocia a la degeneración funcional general del paciente. Así, este se presenta en tres etapas sucesivas, en las que se van presentando síntomas visibles del deterioro del paciente, entre los cuales podemos mencionar:

  • En las primeras etapas de la enfermedad: los síntomas son los que afectan la memoria y la concentración, lo que dificulta el diagnóstico de la enfermedad en pacientes mayores a 65 años de edad, ya que, los mismos pueden asociarse a trastornos propios por la edad.
  • En la etapa intermedia: los síntomas incluyen incapacidad de realizar hábitos cotidianos, cambios de humor o de conducta y pérdida de interés por sus aficiones, por lo que, empieza a practicar una vida sedentaria y apática, así como dificultad a la hora de orientarse en lugares que visita habitualmente.
  • En la etapa avanzad: podemos ver la pérdida de la capacidad de alimentarse y hablar, pérdida de la memoria por completo, pérdida de funciones básicas como caminar y control de esfínteres y actitud depresiva e irritable.

Cabe acotar que, a pesar de que no existe cura para el Alzheimer, es posible retardar algunos de sus síntomas o disminuir algunas molestias asociadas a la enfermedad sobre todo a nivel del estado anímico. Por ello, algunos pacientes son tratados con tranquilizantes y antidepresivos, con los que se logra una cierta mejora de la función cognitiva del cerebro.

Demencia Senil

De manera elemental, la demencia senil no es una enfermedad específica sino un síndrome o condición asociada a la edad de la persona y que afecta a la memoria, el pensamiento y las habilidades sociales de forma tan grave que interfieren con el desempeño diario de la persona. Por tanto, es una condición degenerativa e irreversible que tiene como principal característica la pérdida de la capacidad mental de la persona, donde las funciones de conducta o de conocimiento se han visto perjudicadas.

Las causas de la demencia senil son variadas, por lo que, algunas enfermedades que pueden provocarla son la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Pick, el síndrome de Down, algunos tumores o la demencia vascular. Es importante señalar que, en casos de personas jóvenes con esta enfermedad no se habla de demencia senil sino simplemente demencia.

Actualmente, no existe tratamiento para la demencia senil pero algunos de sus síntomas pueden tratarse e incluso curarse por completo como infecciones y trastornos del sistema inmune, deficiencias nutricionales o problemas metabólicos y alteraciones endocrinas, los cuales pueden presentarse debido a la incapacidad de la persona para alimentarse adecuadamente, a la falta de movilidad y sedentarismo, entre otros.

Finalmente, a pesar de que la demencia senil deteriora progresivamente al paciente, no está asociada a la muerte, por lo que, no hay implicaciones a la esperanza de vida de la persona diagnosticada con demencia senil.

Una vez presentadas las características y definiciones pertinentes, las diferencias entre mal de Alzheimer y demencia senil son:

  • El mal de Alzheimer es una enfermedad que se desarrolla de manera progresiva en un paciente, causando el deterioro mental y físico de la persona mientras que la demencia senil no es una enfermedad sino un síndrome que presenta deterioro de las capacidades mentales de una persona.
  • La esperanza de vida de un paciente con Alzheimer se ve reducida a aproximadamente 10 años mientras que la esperanza de vida de un paciente con demencia senil no se ve alterada.
  • Son desconocidas las causas de aparición del mal de Alzheimer mientras que las causas de aparición de la demencia senil son variadas, en su mayoría aparece cuando la persona ha padecido otras enfermedades durante cierto tiempo, como el mal de Parkinson o la enfermedad de Pick.
¿Qué te ha parecido el artículo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here