Diferencias entre crimen y delito

Índice de Contenidos

Crimen y delito son dos términos que suelen ser utilizados normalmente como si fueran sinónimos. No obstante, existen ciertas distinciones entre ellos aun cuando en su sentido más general estos términos resultan ser equivalentes es importante señalar que a los mismos se les han asignado definiciones distintas En consecuencia, su utilización se aplica a situaciones diferentes.

En este artículo presentamos las definiciones de crimen y delito, sus aplicaciones y las diferencias que surgen entre ambos conceptos para aclarar las dudas que pudiera suscitarse.

Crimen

La palabra crimen proviene del latín crimen, que hace referencia a un delito grave. Por lo tanto, un crimen se puede definir como una transgresión de la ley en detrimento de otra u otras personas, bienes o instituciones.

Un crimen está debidamente tipificado estrictamente en códigos penales o leyes y la gravedad de la conducta para que sea tipificada como crimen debe ir de un grado medio, fuerte o muy fuerte. En consecuencia, las sanciones a las que son sometidas las personas que cometen un crimen son de igual manera de mediano a mayor grado.

Para definir la gravedad del acto ilegal se suele tomar en consideración el dolo y la intención de la persona, es decir, el aspecto voluntario del acto, lo que lo diferencia de un acto realizado por accidente o sin intención. Por tanto, según la forma de culpabilidad un crimen puede ser doloso (intencional) o culposo (sin intensión). De acuerdo a la forma de la acción puede ser por comisó (conciencia de realizar el acto) u omisión (se omite una acción y se causa un crimen) además por el daño que causan que puede ser de lesión (se lesiona a un tercero) o de peligro (se somete a un tercero a cierto peligro).

En síntesis, se puede decir que un crimen es un acto ilegal de mediana o mayor intensidad con el agravante intencional de la acción cometida.

Delito

Un delito se puede definir como una conducta que afecta a otra u otras personas, instituciones, bienes o a la sociedad y que es contraria a la ley. Esta conducta puede ser intencional o negligente y es penalizada de acuerdo a lo señalado por la ley. Los delitos están debidamente tipificados y caracterizados en las leyes, reglamentos o códigos penales y la gravedad del mismo puede ser de baja o mediana intensidad.

Es por ello que, las sanciones penales que acarrean el hecho de haber cometido un delito son también de baja o mediana intensidad de acuerdo a las características y agravantes del delito. Existen diversos tipos de delitos en atención a diferentes aspectos, en cuanto a la intención o culpabilidad puede ser doloso (la persona quiso cometer el acto voluntariamente) o culposo (la persona no quiso cometer el delito pero lo cometió por no tener el debido cuidado en sus acciones).

En cuanto a la manera en la que se cometió el acto, un delito puede ser por comisión (la persona comete el acto sabiendo que la ley lo prohíbe), por omisión (la persona deja de realizar una acción que le corresponde y causa un delito) o por omisión propia (la persona omite voluntariamente la acción que la ley le obliga a hacer).

Por último, si se toma en cuenta el daño causado, el delito puede ser de lesión (se hace un daño visible) o de peligro (se somete a cierto peligro el tercero, bien sea una persona, animal, objeto, institución, entre otros.

Como se puede apreciar existen diferencias entre crimen y delito a pesar de que son palabras que suelen utilizarse sin distinción, algunas de estas diferencias son:

  • La intensidad de un crimen generalmente es mayor que la de un delito.
  • El delito es un término genérico que se aplica a toda aquella acción que infringe la ley. El crimen es considerado un delito de mayor intensidad.