Saltar al contenido
Diferencias.eu

Diferencia entre delirios y alucinaciones

Es sabido que, las personas que sufren trastornos psicológicos pueden sufrir delirios o alucinaciones. Ambos son indicadores de alguna patología de carácter psicológico que debe ser tratada por especialistas, ya que, estos representan un peligroso síntoma de trastornos del contenido del pensamiento.

Muchas veces se suele pensar que los delirios y las alucinaciones significan lo mismo, cuando la verdad es que se trata de conceptos totalmente diferentes a pesar de que ambos tienen que ver con trastornos psicológicos. Es por ello que, en este artículo te presentamos las diferencias más notables que existen entre delirios y alucinaciones.

Delirios

Los delirios se pueden definir como un conjunto de trastornos del contenido del pensamiento que se manifiestan a través de ideas falsas o erróneas e ideas obsesivas, fóbicas o sobrevaloradas, es decir, se trata de una interpretación errónea de la situación. La palabra delirio proviene del latín –delirium- que hace referencia a surco, esta palabra se aplicaba a quienes tenían sus facultades mentales perturbadas y se alejaban del surco de la realidad.

De esta manera, los delirios no son una patología sino un síntoma que aparece cuando la persona padece algún trastorno psicológico como esquizofrenia, trastornos obsesivos compulsivos, trastornos de ansiedad o trastornos del estado de ánimo, entre otros. Cuando la persona presenta delirios suele afirmar y sostener su creencia a pesar de que todos en su entorno le manifiesten y den pruebas de que la situación no es como ella la percibe.

Por otra parte, existen diversos tipos de delirio o diferentes manifestaciones del delirio entre los que se mencionan:

  • Delirio de ruina: es aquel en el que la persona se ve en un estado máxima pobreza.
  • Delirio de celos: es aquel en el que el paciente está convencido de que su pareja no le es fiel.
  • Delirio de hipocondría: es en el que la persona siente que padece algunas enfermedades que en realidad no padece.
  • Delirio de grandeza: es en el que la persona tiene un falso aumento de los valores subjetivos.
  • Delirio dismorfóbico: es en el que el paciente está convencido de que posee alguna deformidad.

Últimamente, el delirio como tal no tiene un tratamiento específico, debido a que, es un síntoma de alguna patología, por lo que, al paciente recibir terapia o tratamiento para su patología los síntomas de delirio tienden a desaparecer dependiendo del caso.

Alucinaciones

Las alucinaciones se pueden definir como una experiencia sensorial producida en la mente del paciente y que no existe en el mundo externo. La palabra alucinación proviene del latín –alucinari- que quiere decir vagar, andar y lucir. Por ello, se aplicaba a las personas cuyas ideas vagaban respecto de la realidad que era. Las alucinaciones son entonces percepciones sin objeto real.

Por otro lado, la persona que padece las alucinaciones presenta convencimiento absoluto de la realidad vivenciada en su mente. En este sentido, existen diferentes tipos de alucinaciones, entre las modalidades más frecuentes podemos mencionar la auditiva y la visual y las menos frecuentes la táctil y gustativa. Así, las alucinaciones visuales son aquellas en la que el paciente suele ver cosas, personas, animales que no existen o no están allí mientras que en las alucinaciones auditivas las personas escuchan voces, canciones u otro tipo de sonidos.

De acuerdo a lo mencionado, se citan las siguientes diferencias entre delirios y alucinaciones:

  • Los delirios son ideas erróneas de la realidad mientras que las alucinaciones son percepciones que no existen en la realidad.
  • Los delirios se producen bajo la distorsión de un estímulo externo mientras que las alucinaciones se producen completamente en la mente del paciente, por lo que, no hay intervención de un estímulo externo u objeto de la realidad.

¿Qué te ha parecido el artículo?