Saltar al contenido
Diferencias.eu

Diferencia entre Varicela y Viruela

Las enfermedades causadas por virus se producen cuando éste penetra en las células del organismo y comienzan a reproducirse rápidamente, generando con ello, una serie de síntomas que denotan la presencia de un padecimiento. Los virus son organismos incluso más pequeños que las bacterias y sólo pueden verse a través de un microscopio y además no son sensibles a los medicamentos, por lo que, se han realizado una serie de vacunas para inmunizar al individuo y así evitar las enfermedades que estos producen.

Por otra parte, existen miles de virus que pueden causar diferentes enfermedades que pueden llevar a la persona a padecer gravemente de ellas, como por ejemplo: los rinovirus, que provocan los resfriados; los rotavirus, que generan enfermedades gastrointestinales; los  adenovirus, que causan enfermedades respiratorias; los herpesvirus, que producen enfermedades como la varicela y la viruela, temas de interés de este artículo.

Es por tanto que, considerando la importancia que tiene conocer la forma de contagio, síntomas, causas y secuelas de estas dos enfermedades, a continuación mostraremos las características de cada una de ellas para luego resumir las diferencias más notables entre la varicela y la viruela.

Varicela

La varicela es una infección viral poco común en la actualidad, debido a que, ya hay existencia de la vacuna contra esta enfermedad. No obstante, esta es ocasionada por un –herpesvirus- llamado -varicela zoster-, que también produce la llamada –culebrilla- en las personas adultas.

En cuanto a la transmisión, esta se transmite de una persona infectada a otra y se contagia desde el primer día antes de aparecer las ampollas hasta que se formen las costras. En este aspecto, la forma de contagio puede ser por tocar el líquido de una ampolla o si alguien que tenga la enfermedad tose o estornuda cerca de una persona sana.

Entre los principales síntomas de la enfermedad tenemos fiebre, dolor de cabeza y dolor abdominal. Igualmente, se presentan ampollas pruriginosas entre el décimo y el vigésimo día después del contagio y luego se forman costras que se caen con el tiempo sin dejar cicatrices. Debemos decir que, esta enfermedad no tiene tratamiento además de sólo dar antipiréticos al paciente en caso de fiebre alta y evitar el rascado de las ampollas para evitar una infección por bacterias.

Viruela

La viruela es una enfermedad infectocontagiosa que se encuentra totalmente erradicada desde los años 70. Esta se transmite por un virus de una persona enferma a una sana a través de las gotas de la saliva o por el contacto con sábanas y ropa de la persona que tiene el virus. Además, es contagiosa desde la primera semana de incubación hasta que se caigan las costras.

Podemos acotar que, existen dos tipos de viruela: la mayor, causante de miles de enfermedades a nivel mundial y la menor, que presenta síntomas más leves en las personas. Seguidamente, entre los  síntomas de la enfermedad se pueden mencionar fiebre, dolor de cabeza, dolor de espalda, delirio, sangrado excesivo, erupciones cutáneas, náuseas y vómitos.

Por otro lado, las complicaciones pueden contener artritis, encefalitis (inflamación del cerebro), neumonía y la muerte e igualmente esta enfermedad no tiene tratamiento. Sin embargo, se pueden suministrar inmunoglobulinas para mejorar la condición de las personas.

Tomando en cuenta que ambas enfermedades son producidas por virus y pueden afectar notablemente la salud de las personas, se presentan a continuación algunas diferencias entre la varicela y la viruela:

Varicela Viruela
No es muy común en la actualidad. Está erradicada desde los años 70.
Es una infección viral leve. Es una infección viral grave y causante de miles de muertes en el mundo.
Puede tener complicaciones aunque no son muy comunes en las personas sanas que llegan a contraer la Varicela. Las complicaciones pueden llevar a la persona a sufrir de artritis, neumonía, encefalitis y la muerte.
Se puede contagiar desde el primer día hasta la desaparición de las costras. Se puede contagiar en la primera semana de incubación del virus.
Los síntomas son fiebre, dolor de cabeza y erupción cutánea. Los síntomas son fiebre, dolor de espalda, dolor de cabeza, sangrado, erupción cutánea y delirio.

¿Qué te ha parecido el artículo?