Saltar al contenido
Diferencias.eu

Diferencia entre metáfora y símil

Seguramente más de una vez alguien haya escuchado estos términos durante una conversación o quizá simplemente se pregunten qué diferencia existe entre estas dos palabras que de forma general son confundidas. Este artículo pretende explicar las diferencias más resaltantes entre la metáfora y símil.

Metáfora

La metáfora es utilizada como un significado que se le concede a un sujeto mediante el uso de otro. En otras palabras, la metáfora sirve para sustituir palabras o significados por otros que, usualmente terminan significando algo más, pero que igual guardan una semejanza con lo que se quiere decir. Por lo que, de forma general, existe una sustitución de términos de lo que se quiere decir y lo que se está usando para expresarse. Las metáforas son muy utilizadas en la literatura y en la poesía.

En una metáfora, se realiza una identificación de un sujeto con otro según una característica semejante que existe entre ambos. Por lo tanto, se puede decir que existe una comparación, sin embargo, no existe un nexo comparativo.

 Veamos algunos ejemplos de metáforas:

  • La prueba que nos hicieron, fue un regalo. (significa que fue muy sencilla)
  • A Pedro, lo tienen bajo la lupa. (significa que alguien le está prestando atención extra)
  • Lorena, está que echa chispas. (significa que Lorena, está muy enfadada)
  • Esas son lágrimas de cocodrilo (significa que las lágrimas no son verdaderas o que alguien está fingiendo sentir dolor).

Símil

El símil es una palabra que deriva del latín –similis- y quiere decir semejante. Se suele utilizar símil para lograr establecer una comparación directa entre dos personas, objetos o cosas. Asimismo, una vez realizada la comparación, las características simbólicas o que identifican a una persona, objeto o cosa es inmediatamente atribuida a la otra.

Por lo general, para hacer una comparación o símil, se utilizan palabras como –que-, -como- o -cual- en las oraciones, entre el sujeto principal y el segundo sujeto. Asimismo, entre algunos conectores que son utilizados en los símiles se pueden encontrar –igual que, igual a, similar a- entre otros.

Veamos algunos ejemplos de símiles:

  • Ese perro es tan liviano como una pluma (significa que no pesa casi nada).
  • María, es tan blanca como la nieve (significa que su piel es muy blanca).
  • Josefa, tiene las manos suaves como el terciopelo (significa que tiene las manos muy suaves)

Las diferencias entre símil y metáfora:

  • El símil compara dos personas, objetos o cosas para transmitir una idea. En la metáfora, se reemplaza un significado por otro, según las características o la idea que se quiere transmitir.
  • En el símil, se suele encontrar la preposición –como-. En la metáfora, se considera que dos cosas son idénticas por lo que se hace una sustitución.
  • El símil sigue siendo una comparación. La metáfora puede entenderse cuando se usa una frase con sentido figurado.
  • El símil tiene un sentido que es muy fácil de comprender. La metáfora puede requerir un conocimiento sobre lo que se está sustituyendo en la oración para comprender lo que se quiere decir.

¿Qué te ha parecido el artículo?